Así como hay alimentos que nos ayudan a sentirnos con más energía y otros que nos brindan protección ante ciertas enfermedades, lo que comemos o bebemos también es fundamental para mantener en buen estado tus cuerdas vocales.

 

La higiene vocal no es solo cosa de grandes cantantes. Cuidar nuestra voz es importante para prevenir afecciones que pueden dañar las cuerdas vocales y provocarnos disfonía, por ejemplo. Para ello hay conductas que podemos evitar, como fumar, carraspear o abusar del teléfono. Pero ¿sabías que la hidratación y el consumo de ciertos alimentos pueden ayudarnos a sentirnos mejor? “El tipo de nutrición que tengamos influye directamente sobre la mucosa de la laringe. Hay alimentos que alteran por el grado de acidez o alcalinidad y modifican el normal funcionamiento de las cuerdas vocales, pero hay otros que actúan de manera positiva” explica la médica otorrinolaringóloga Sandra Marisa Carrera Fernández (MN86200), Presidente de la Asociación Argentina de Otorrinolaringología y miembro de la Federación Argentina de Sociedades de ORL (FASO), quien nos cuenta qué debemos hacer para tener una buena salud vocal:

  • Hidratate: Debemos tomar hasta dos litros de agua por día para mantener hidratadas las cuerdas vocales.
  • Mantené una alimentación equilibrada, incorporando en forma adecuada proteínas, lípidos y glúcidos.
  • Incluí alimentos ricos en vitaminas A, E y C (verduras con pigmentación roja o naranja como los tomates, la calabaza o las zanahorias), ya que contienen beta-carotenos, sustancia que el organismo transforma en vitamina A que ayuda a la regeneración de las mucosas, por lo que es muy recomendable para mantener en buen estado la boca y garganta.
  • Limitá el consumo de bebidas que contienen alcohol o cafeína ya que actúan como diuréticos (sustancias que aumentan la necesidad de orinar) y provocan que el cuerpo pierda agua. Esta pérdida de líquido seca la voz. El alcohol también irrita las mucosas que revisten la garganta.
  • Evitá comer alimentos picantes porque pueden causar que el ácido del estómago provoque reflujo hacia la laringe.
  • La temperatura de los alimentos y las bebidas deben ser naturales: no muy caliente ya que provocan una dilatación de los vasos de la mucosa y no muy fría para no realizar una vasoconstricción que altere el funcionamiento adecuado de las cuerdas vocales.

Derribando mitos

Siempre se dijo que el whisky o las bebidas blancas ayudan a aclarar la voz, sin embargo “afectan negativamente produciendo deshidratación de la mucosa de las cuerdas vocales”, afirma la Dra. Carrera Fernández y recuerda otro mito que sostiene que “el consumo de caramelos e infusiones, ya que no transitan por la laringe, por lo cual su acción se da en la faringe y no llega a las cuerdas vocales”. Por último hay que recordar que sin bien la miel tiene propiedades antibacterianas, su acción se concentra en la mucosa faringe, pero no en las cuerdas vocales.

Aprovechá al máximo el poder de los alimentos para sentirte saludable también al hablar.

COMENTARIOS