Si sos de las rezagadas que todavía no se tomaron vacaciones, en esta nota te contamos cómo disfrutarlas dándote los gustos sin caer en excesos ni prohibiciones.

 

El verano está llegando a la recta final, pero para muchas es el momento más esperado porque, finalmente, empiezan las vacaciones. Aunque también implica poner a prueba nuestra fuerza de voluntad para no tirar por la borda en pocos días el esfuerzo de todo un año para mantener un estilo de vida saludable. Entonces, nos preguntamos si podremos darnos esos permitidos que tanto nos gustan cuando estamos en la playa o disfrutando en una pileta. Verónica Segreto, Coach Saludable, nos tranquiliza afirmando que “si el hábito está incorporado no hay de qué preocuparse, uno puede salirse del camino, pero siempre vuelve a él. Es cierto que en vacaciones uno se da más permitidos, por lo que mantener las cuatro comidas principales es clave tanto como estar activas, caminar, movernos en la pileta o en el mar”.

No solo se trata de fuerza de voluntad, sino de mantener una decisión que nos hace sentir mejor. “Si uno está decidido nada puede hacerte cambiar de opinión con respecto a una elección”, dice Segreto y afirma que “un estilo de vida saludable es flexible, cuando entendés que podés comer de todo en su justa medida tu ansiedad baja, no estás a dieta, estás alimentándote mejor, aprendiendo a elegir. Cuánto más te prohíben un grupo de alimentos, más ganas tenés de comerlos. La idea es incorporar conductas que sean para siempre”.

Vamos a la playa

Cuando estamos veraneando, las tentaciones nos acosan a cada instante. Los vendedores ambulantes, la familia de al lado con sus almuerzos imponentes, nuestros hijos que quieren todo lo que se ofrece. “La voluntad se entrena y se practica día a día. Se piensa que, si comés un helado, ¡cometiste un pecado! y no se aumenta de peso por un helado ni se baja de peso comiendo una manzana. Se trata de cantidad y frecuencia en lo que hagas. Una vez de ir al gimnasio no hace nada, pero varias hacen la diferencia”, asegura la coach y nos da algunas sugerencias para comer rico y saludable aun estando de vacaciones:

  • Lo principal es organizarse y cuando volvemos de hacer compras ordenar la heladera con fruta y verdura ya lavada. Así para llevar a la playa o pileta, recomienda hacer pinchos con frutas.
  • Podemos llevar en recipientes tomates cherries, varas de apio, zanahorias, queso y jamón.
  • Yogures, prestando atención siempre a su conservación.
  • Sándwich de tomate, queso y jamón en un buen pan integral. Se recomienda envolverlos en papel aluminio para conservarlos mejor.
  • Poner la conservadora bajo la sombra y con buena cantidad de hielo.

Todo muy lindo, pero en esta lista falta algo, ¿podemos comer facturas?… “¡Claro que sí! Se elige la más rica y se disfruta, pero ¡no la docena entera!”, aclara Verónica. De esta forma, el secreto está en incorporar conductas saludables que sean para siempre, así no nos estaremos privando, sino alimentándonos de forma variada, pero controlada, incluso durante nuestras vacaciones.

 

Seguí a Verónica Segreto en:
Instagram: @verosegreto
Web: http://veronicasegreto.com.ar/

COMENTARIOS