En el día internacional de la Mujer, elegimos a Betina Suárez, más conocida como Beta de @mujer.madre.y.argentina y autora del libro Las madres tenemos derechos (Ed. Planeta), para que desde el humor, pero con mucha emoción y conciencia, nos cuente cómo ve a la mujer en sus distintas facetas.

 

¿Qué es ser Mujer, madre y argentina?

Ser mujer es un modo de hacer las cosas, aunque haya tantos modos como mujeres. Es poder mirarte en las otras que te rodean y colaborar para que ser mujer sea una condición que no te condicione.
Ser madre es lo mejor de mi vida, pero no es lo único. Es tener esperanza, es creer, de verdad, que el mundo puede ser mejor. Es lo que atraviesa todo lo otro que soy. La maternidad es difícil de explicar, pero es fácil de entender: todos somos hijos.
Ser argentina es tener el cielo en la bandera y bancarte las tormentas y los nubarrones. ¡Qué tormentas, eh! Es aprender a improvisar y a salir de cualquier crisis con el mate listo para compartir.

¿Y cómo se combinan las tres?

Ser las tres cosas juntas es, para mí, una fuente inagotable de humor. El humor nos salva hasta de nosotros mismos. Es un combo poderoso.

En tiempos en los que todo se resignifica, ¿cómo ves a la mujer de hoy?

Con la voz más fuerte. Aún en construcción. Nos veo un poco más solidarias entre nosotras también, eso está bueno. Me copa la idea de resaltar aquello que nos distingue como mujeres, mientras no sean excusas. Siento (porque siento cosas) que las mujeres todavía nos sorprendemos cuando ganamos un espacio, cuando podemos hacer uso de aquello por lo que luchamos. Como si nos asombrara la fuerza que tenemos. Luego, vendrá enfrentarnos con las miserias que también tenemos y que no tienen género, ahora me concentraría en hacernos cargo de nuestro poder.
Decir es importante, hay que nombrar lo que deseamos, gritar para que sea. Entonces, no sé si nos resignificamos o si recién ahora estamos, de verdad, pudiendo nombrarnos con todas las letras. Somos puro verbo.

¿Qué cosas creés que ganamos y qué perdimos al empoderarnos como mujeres independientes y emprendedoras?

Pienso, y escribo, mucho sobre esto. Tuvimos que pelear hasta para ponernos pantalón. Y en algunos lugares del mundo aún hoy hay mujeres infinitamente valientes que dan su vida por cosas mucho más fundamentales. Pero junto con los triunfos, que nos correspondían desde siempre, que nos eran negados como un acto de violencia infinita, nos cargamos con millones de exigencias. Como si tuviéramos que demostrar que nos merecíamos aquello que, repito, era nuestro. Por ejemplo, leo a mujeres que me dicen “Soy madre y no soy emprendedora, me gusta la relación de dependencia, ¿estoy mal?”. No querida, no estás mal, las que están mal son las mujeres que te siguen exigiendo cosas. Claro que la actitud emprendedora es genial y se lleva puesta en cualquier situación, pero basta de juzgarnos tanto. Sería más lógico que en lugar de mirarnos por encima del hombro, las mujeres nos saquemos los zapatos y nos tomemos una cerveza juntas. Aprendimos a luchar porque no nos quedó otra. Y qué suerte que lo hicimos, la ganancia es infinita. Nos falta aprender a disfrutar sin culpas para, de paso, poder transmitirle eso a nuestros hijos.

¿Qué es lo mejor de ser mujer?, ¿qué es lo que menos te gusta?

“Es lo que hay”, diría mi madre, y con lo que hay vamos a hacer lo mejor que se pueda. Me resulta complejo responder, pero está bueno porque me interpela, me incomoda. Lo interesante de esta pregunta es que la respuesta cambia según el momento histórico, el entorno social, el momento de tu vida, de qué lado te pega el sol…. Yo amo al ser humano, me interesa, me enoja, lo observo, lo escribo, me admira. No soy ingenua, pero en mi contexto profesional y en mi entorno afectivo si el otro es hombre o mujer me da lo mismo.
Me concentro: lo mejor de ser mujer es que es lo que soy. Las mujeres somos maravillosas. Los hombres también, claro. Lo que menos me gusta es que aún hay algunas mujeres que no comprenden esa maravilla. Las mujeres tenemos que exigirnos menos y disfrutarnos más, pero de todos modos, y como decía en la respuesta anterior, creo que hay algo que está pasando y que tenemos la suerte de poder ser protagonistas. Me gusta todo de las mujeres en general, me disgustan algunas cosas de algunas personas en particular, sean mujeres o no.

Sos mamá de dos hijas mujeres, ¿cuáles son tus consejos para ellas?

¡Ay! Necesito mil hojas, pobres hijas… Creo que los dos más importantes, pero son más deseos que consejos, es que sean buenas (que no es lo mismo que tontas) y que sean libres. Yo confío en sus corazones, de verdad, pero también confío en su bravura. Que sean buenas porque en este mundo hay mucha gente que sufre, la bondad te impide la indiferencia, la empatía hace que no estemos solos. Que sean libres porque es el único modo de elegir y de ser feliz. Que ser mujer no las limita, que nunca lo usen ellas como autoexcusa y que nunca permitan que otro lo use. Eso, buenas y libres. Y si tuviera hijos varones, desearía exactamente lo mismo.

¿Qué le dirías a la Beta adolescente, a la Beta actual y a la de dentro de veinte años?

Dejemos que hablen entre ellas, a esta altura deberían entenderse. La Beta adolescente le dice a la actual que tan mal no encaró el crecimiento, porque se reconoce. Que estaría bueno que encuentre la cintura que quedó en el camino, pero que es solo un detalle. La actual le dice a la adolescente que le agradece tanta rebeldía, fue indispensable para llegar hasta acá. Y que también está bueno haber dejado atrás a la que adolece. No añoramos el tiempo pasado, lo recordamos con cariño. Me gusta esta mujer que, con algunas cositas por resolver aún, sabe bien lo que quiere hacer con todas sus partes, aunque estén más flácidas. La madurez también es libertad. A la Beta de dentro de 20 años le deseamos, la adolescente y la de ahora, que no se le endurezca mucho la piel, que no se aburra, que sea capaz de ir cada vez más liviana y más llena de afectos. Y que se siga poniendo el pantalón de cuero, que después de todo, y gracias a Dios, si los años no nos pasan por encima, las mujeres tenemos la capacidad de que nuestra mejor versión nos acompañe siempre.

Seguí a Beta Suárez en:
Instagram: @mujer.madre.y.argentina
Web: http://mujermadreargentina.com.ar/blog/

COMENTARIOS