Familia

Alergias en mascotas

Perros y gatos pueden sufrir asma o dermatitis a causa del cambio de estación. En el Día del Animal te contamos cómo podés cuidarlos para que el clima no los afecte.

 

Los cambios de estación nos alteran a todos, que si mucho frío o calor, que el polen de las flores o el exceso de calefacción, las alergias están a la orden del día y sobre todo en otoño cuando el clima pasa de grandes calores a temperaturas más inestables. Esta situación no es una excepción entre los animales. Así, sobre todo, perros y gatos ven alterado su sistema inmune por la mayor concentración de polvo y alérgenos en el ambiente y experimentar una mayor amplitud térmica a lo largo del día.

Las alergias, en todas sus formas

Así como en los humanos, las alergias en las mascotas tienen diferentes formas de manifestarse. “A nivel de la piel se expresan como Dermatitis Atópica y, a nivel respiratorio, como Asma”, explica la médica veterinaria María Belén Villar del Laboratorio Labyes y asegura que “en las mascotas, las alergias pueden reagudizarse durante el otoño, por múltiples motivos”. Entre las principales causas se encuentran:

  • La presencia de hojas en el suelo y su barrido: incrementan la cantidad de polvo en suspensión.
  • Mayor permanencia de las mascotas en lugares cerrados y/o calefaccionados: aumenta la cantidad de alérgenos en el ambiente y la probabilidad de problemas dermatológicos o respiratorios como el asma en los gatos o la traqueobronquitis en los perros.
  • El tiempo húmedo y templado: es propicio para el desarrollo de virus y bacterias, que pueden desencadenar o agravar cualquier síntoma inicial, tanto en la piel como provenientes de la vía aérea.

Para minimizar los riesgos que pueden ocasionar, lo recomendable es:

  • Actualizar el plan de vacunas contra enfermedades respiratorias.
  • Mantener los ambientes ventilados en las horas más cálidas del día.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Limpiar los filtros del aire acondicionado y boquillas de los calefactores.
  • Aspirar las alfombras y mantas.
  • Barrer, preferentemente, humedeciendo la superficie por limpiar para minimizar la volatilización del polvo y alérgenos en el ambiente.

Otros cuidados a los que hay que prestarles atención también en otoño son la desparasitación y el pelaje. “Basta con calefaccionar el ambiente para que se pongan en evidencia, principalmente, las pulgas. Por ello, debemos continuar desparasitando a nuestros perros y gatos durante todo el año”, sugiere la especialista. Y en cuanto a la caída del pelo, comenta que es “normal que durante el otoño ocurra el cambio del pelaje de verano por uno más denso y adecuado para los meses fríos. Cepillarlos con frecuencia y aplicar, en forma semanal, ampollas nutritivas para barrera cutánea, ayudará a que presenten un pelaje más saludable en menor tiempo”.

Cambios de comportamiento

Durante los días más fríos, es común que los momentos de paseos y juegos al aire libre se empiecen a acortar. Es por ello que “las mascotas pueden presentar cambios de comportamiento relacionados a la ansiedad que les genera el hecho de estar más tiempo solos y aburridos. Se lamen zonas del cuerpo o ladran de manera excesiva; destrozan cosas o hacen sus necesidades en lugares poco habituales, por ejemplo”, afirma la doctora Villar. Es importante, entonces, tomarnos el tiempo para estimular el juego o generar paseos con nuestras mascotas y ¿qué mejor que empezar por hacerlo hoy para celebrar su día?

COMENTARIOS