Una correcta nutrición puede ayudar a las personas con dificultades en sus movimientos a mejorar sus niveles de dopamina y tener una mejor calidad de vida. En esta nota te lo contamos que no te puede faltar en la heladera.

 

Todos necesitamos contar con buenos niveles de dopamina, ese químico cerebral necesario para el movimiento muscular y el control del sistema nervioso central. Cuando, por distintas razones, las neuronas dopaminérgicas, que son las encargadas de transmitirla, se destruyen, podemos “perder la calidad global del movimiento que conlleva a una pérdida de la vitalidad y la coordinación, que es lo que sucede en pacientes con Parkinson por ejemplo”, explica el licenciado Juan Carlos Pierleoni, psicólogo (M.N. 25803) y presidente de ACEPAR (Asociación Civil Enfermedad de Parkinson Argentina). La buena noticia es que “una nutrición y una hidratación adecuadas nos pueden ayudar, junto con un tratamiento multidisciplinario, a mantener los niveles de dopamina requeridos para sentirnos mejor”, comenta.

En este sentido, los alimentos que se recomiendan comer diariamente son:

  • Cortes de carnes magras
  • Pescado, pollo, pavo
  • Banana (bien maduras)
  • Manzana
  • Cereza
  • Arándano
  • Ciruela
  • Sandía
  • Remolacha
  • Verduras de hojas verdes
  • Porotos de soja
  • Almendras, nueces, semillas de calabaza, sésamo, ajonjolí
  • Germen de trigo
  • Huevos

Siempre es importante consultar al médico de cabecera o a un nutricionista para que guíe cada tratamiento. “Estudios específicos han llevado a la especulación de que una dieta rica en proteínas contribuiría a una menor absorción y menor beneficio de la dopamina. Por lo que se aconseja tomar la medicación unos 30 a 45 minutos antes de la ingestas de proteínas y lácteos”, expresa el Presidente de ACEPAR.

A través de los alimentos, y con la medicación adecuada en cada caso, es posible controlar los síntomas ciertas enfermedades como el Parkinson y así mejorar la calidad de vida de las personas que las padecen.

COMENTARIOS