La educación alimentaria comienza en el hogar y se lleva a la lonchera. En esta nota te damos tips para armar una vianda saludable para los chicos.

 

Por falta de tiempo, comodidad o simplemente porque la inspiración no acompaña los cinco días de la semana, muchas veces la lonchera de los chicos se llena con lo que quedó de la cena de anoche o simplemente queda en casa porque resulta más sencillo un almuerzo en el bar más cercano al colegio. Pero, si pensamos en la alimentación como una aliada para favorecer su crecimiento, desarrollo y rendimiento escolar, lo que preparemos para que nuestros hijos coman al mediodía no puede estar librado al azar. “Muchos cursan jornada completa y pasan varias horas fuera del hogar, razón por la cual las viandas cumplen un rol muy importante. Serán el reflejo de lo que se cocina y consume en casa día a día”, afirma la licenciada Cecilia Sánchez (M.N 5597) del equipo de Nutrición de CRENYF.

Menú semanal

Pensar cada día una propuesta que sea fácil de comer, no requiera calentarla (si es que en el colegio no tienen microondas), se pueda conservar en buen estado por unas horas y que, además, sea rica no es tarea sencilla. Para eso, la planificación del menú semanal es de gran ayuda al momento del armado de las viandas, debiendo considerar aspectos esenciales para lograr una alimentación equilibrada”, dice la licenciada Sánchez y agrega que debemos tener en cuenta incorporar los 6 grupos de alimentos: “lácteos, verduras, frutas, carnes, cereales y grasas de buena calidad, acompañados de una correcta hidratación”.

Antes de empezar a prepararlas, la nutricionista también nos recuerda estos consejos:

  • Prestar atención a las condiciones de seguridad alimentaria como cocción, conservación y temperatura de los alimentos.
  • Pensar en los hábitos y gustos de los chicos, por ejemplo: una vianda con brócoli o pescado, probablemente regrese a casa intacta.
  • Preparar la comida el día anterior y llevar a heladera. Las loncheras conservan el frío, no refrigeran. Por eso es importante que, al colocar la comida, esta se encuentre previamente refrigerada.
  • Guardar los alimentos que van a la heladera en recipientes poco profundos, para acelerar el proceso de enfriamiento.
  • Lavar bien las frutas, sobre todo si acostumbran a comerlas con la piel.
  • No reutilizar los alimentos que hayan sobrado de la vianda para preparar el menú del día siguiente. De esta manera se evita traspasar posibles bacterias que hayan proliferado a lo largo de todo el día en los alimentos. Recordar que las loncheras conservan la temperatura durante un tiempo aproximado de entre 6 a 8 horas.

Ahora que ya tenemos todas las recomendaciones para preparar viandas fáciles y seguras, debés estar pensando que faltan las recetas. Te damos varias opciones para que el momento del almuerzo en el cole ya no sea un problema:

  • Sándwich de pan árabe o lactal blanco o integral con pollo o carne vacuna o atún y lechuga, tomate, con queso blanco untable en lugar de mayonesa.
  • Arroz tipo primavera, con pollo y verduras.
  • Wok de verduras y pollo.
  • Milanesas de pollo o vaca, con ensalada o papitas y calabaza al horno.
  • Hamburguesas caseras acompañadas con ensaladas varias.
  • Tarta o empanadas con rellenos caseros de choclo, zapallitos, calabaza, espinaca procesada con queso, pascualina, o de pollo o atún.
  • Croquetas de verdura y queso o de arroz y vegetales.
  • Tortilla en variedades: de papa, zapallitos o espinaca.
  • Ensaladas con fideos tirabuzón o guiseros y pollo, y el agregado de alguna verdura, trocitos de queso u otros ingredientes.
  • Pollo al horno con verduras (tomate cherry como guarnición).
  • Revuelto de zapallitos y cebollitas con gratén de salsa blanca y queso rallado.
  • Omelette de queso y ensalada.
  • Pizza acompañada de alguna verdura.

“Para conseguir que los chicos pidan y disfruten de alimentos saludables, una de las cosas más importantes es que vean la imagen de sus modelos comer y disfrutar de buenos alimentos sin obligación”, asegura Cecilia Sánchez. Y, además, ellos mismos serán promotores de una mejor alimentación cuando al abrir sus loncheras compartan con sus compañeros que se puede comer rico, sano y variado también en el colegio.

COMENTARIOS