Después de tantos meses sin horarios ni obligaciones, cuesta que los chicos retomen la rutina del año escolar. Seguí los consejos de esta nota y hacé que la transición sea sin sobresaltos.

 

Volver a la rutina de horarios y obligaciones de colegio suele ser un caos después de tres meses de vacaciones en los que los chicos se olvidaron del sonido de la alarma del despertador, de las lecciones de Historia y de todo lo que implica la actividad escolar. Como todo hábito perdido o, mejor dicho, adormecido por un tiempo, debemos recuperarlo de a poco. Poner reglas claras y hacer una adaptación progresiva son claves para que el shock no desestabilice ni a grandes ni a chicos. ¿Cómo hacerlo? Recurrimos a Delfi Roldan y Loli Barski, de @mamas_sos, para que nos ayuden en esta misión:

“Lo primero que tenemos que hacer es “una adaptación” para que los chicos de a poco, puedan acostarse y levantarse más temprano y respetar las 4 comidas en horarios adecuados. Para que todo sea más normal para ellos lo mejor es establecer rutinas, por ejemplo:

  • Acostarse más temprano: tenemos que lograr paulatinamente que se acuesten antes, hasta llegar al horario deseado o esperado que tendrán para ir al colegio. Pueden empezar por acostarlos 30 minutos antes de lo que vienen haciéndolo e ir bajando el horario a medida que van pasando los días.
  • Muchas veces pasa, sobre todo las que tienen hijos más grandes, que como se acuestan tarde se levantan tarde, entonces desayunan y almuerzan a cualquier hora. A medida que vayamos regulando el horario de irse a dormir y levantarse, también vamos a poder organizarlos con sus comidas”.

Un tiempo para cada cosa

“Así como hay tiempo para ir al colegio, para jugar, para hacer algún deporte y hasta para comer y dormir, también hay un momento para hacer la tarea o las cosas del colegio. Cuando son chicos es importante como padres poder observar a los hijos y pensar cuál es el mejor momento para hacer sus obligaciones. Por ejemplo: si vuelve del colegio muy cansado y necesita descansar un rato hay que respetárselo y, una vez que lo hizo, pedirle que se siente a hacer sus deberes. Es clave ser empáticos con los chicos: ‘entiendo que estés cansado y te de fiaca hacer la tarea, pero hay que hacerla´”.

Día de amigos

“Acá creemos que la clave es que el grupo de padres se ponga de acuerdo. Si se hacen invitaciones entre semana o por ejemplo si se harán solo los viernes. A veces cuesta ponerse de acuerdo, pero ayuda mucho a los chicos a tener rutinas y hábitos”.

Comer bien

“Como con el tema de los horarios, lo mejor es ir paulatinamente… ir de a poco volviendo a los hábitos saludables y a comer en horarios estipulados por los padres. La misma rutina y el orden necesario para el colegio ayudan a trasladarlo a los hábitos saludables. Sumado a que hoy en día, en la mayoría de los colegios, hacen mucho hincapié en que los chicos coman sano”.

Estudio vs. juego

“Sabemos que esta es una problemática actual que pasa mucho en las casas. Creemos que como todo hay que tratar de encontrar un equilibrio y dejar que puedan hacer ambas: ‘primero hacemos la tarea así después te vas a jugar’”.

A no desesperar que, aunque parezca imposible, todo con el tiempo vuelve a su lugar y por nueve meses la dinámica familiar estará centrada en las prioridades de los escolares. Entonces, “como adultos, debemos tener paciencia, las vacaciones son largas y los chicos se desacostumbraron. Así como en los colegios hay un periodo de adaptación, en casa también. Tratemos de ser firmes, pero empáticos”, aconsejan Delfi y Loli para no gritar: “¡socorro, que vuelvan las vacaciones!”.

 

Seguí a Delfi y Loli en:
Instagram: @mamas_sos
Facebook: Mamas_sos
Web: Mamás S.O.S

 

COMENTARIOS