¿Con qué se divertían los niños de antes? Un recorrido, desde principios de siglo hasta nuestra generación.  

 

 

Según el diccionario de la Real Academia Española, la máxima autoridad en cuestiones del habla hispana, jugar es “hacer algo con alegría con el fin de entretenerse, divertirse o desarrollar determinadas capacidades”. Y en este sentido no hay desacuerdo, porque médicos, maestros, filósofos, psicólogos, sociólogos y científicos coinciden en que jugar es sano. Desde lo físico, lo intelectual, lo afectivo y lo formativo, jugar ayuda a que los chicos crezcan vigorosos e íntegros, además de felices.

Sin embargo, a qué jugar, cómo y cuando ha ido cambiando a través de las décadas en nuestro país. Y hoy muchas abuelas se quejan de que sus nietos no juegan como lo hacíamos nosotros. Se lamentan de que los chicos pasan horas con cuerpo y mente depositados en las aplicaciones del teléfono, la computadora, la play o la tablet y extrañan, con algo de nostalgia, esos juegos que marcaron una época. Aquí van:

 

Años 20 y 30

 

Soldaditos de plomo: si bien los primeros se empezaron a hacer de estaño en la Alemania del siglo xviii, los primeros, tal cual los conocemos (de plomo), datan de Francia, medían 25 milímetros y pesaban 250 gramos. Después, empezaron a hacerse en metal, para evitar la toxicidad del plomo, y a mediados de los años 20 se volvieron furor en Europa. En plena etapa posterior a la Primera Guerra Mundial (1914 a 1918), en una especie de homenaje a héroes y caídos, los chicos del mundo entero jugaban con los soldados en miniatura que venían acompañados de tanques, flota y armamentos.

Triciclo de madera y hierro: fue una vez comenzados los años 30 que los estudios médicos sobre motricidad empezaron a dar cuenta de la importancia de que los chicos pedaleen. Así fue como el triciclo, confeccionado en madera y hierro, con ruedas y pedales del mismo material, se convirtió en un hito para que los chicos se entretengan en la vereda.

Autos de hojalata: como consecuencia de la producción en masa, en los Estados Unidos, principalmente, se empezaron a fabricar autitos, camiones, vehículos de guerra y colectivos en miniatura. Entre las marcas más conocidas estaban Schuco, Kellermann, Arnold, Gama, Tippco. Más tarde serían de metal y se perpetuarían.

 

Años 40 y 50

 

Muñecas de plástico: posteriores a las de porcelana, estas representaron un boom de mitad de siglo, que empezó en España. Se las conocía como Mariquita y se volvieron muy populares en nuestro país. Tenían ojos azules, pelo natural, medían 50 centímetros y llevaban varios cambios de ropa e, incluso, cartera.

Canicas: para muchos más conocidas como bolitas. Son de vidrio, de colores, miden entre 14 y 50 milímetros y el primer registro de su existencia data del antiguo Egipto. En nuestro país se popularizaron en los años 50, después de que un exempleado de una cristalería se dedicara a fabricarlas. Para jugar a las bolitas sólo hacía falta un par de amigos, tener el pulgar afilado y una calle de tierra.

El estanciero: es un juego de mesa que a principios de esta etapa se empezó a vender con éxito en nuestro país. Sucedía al Monopoly y versaba en torno a los negocios vinculados al campo, el ganado y la agricultura.

 

Años 60 y 70

 

Yo-yo: si bien existe desde tiempos inmemoriales, a fines de los 60 explotó en nuestro país. Dos discos de madera (después fue plástico) pegados en el centro y girando gracias a una soga, para hacer maravillas de destreza manual.

Muñecos de plástico articulados: con el boom de la televisión, los muñecos se volvieron tamaño maleable, cobraron movimiento en cabeza, piernas y brazos. Se vendían de a uno o en grupo, haciendo referencia a series, películas o dibujos animados, a héroes y villanos. Había cowboys, indios, pero estaban también los de La Guerra de las Galaxias, por ejemplo.

Barbie: se empezó a vender en Estados Unidos por la juguetería Mattel y era una muñeca articulada de pelo rubio, bellísimo aspecto y curvas femeninas. Era la primera muñeca no infantil, vestida a la moda y luego con novio (Ken) y múltiples motivos según sus hobbies y ocupaciones.

 

Años 80 y 90

Playmobil: se crearon en Alemania unos años antes y llegaron a nuestro país para instalarse. Son muñecos de plástico de siete centímetros, totalmente articulados que se venden con todo lo que hace a la escena que representan.

Mi Pequeño Pony: eran caballos de plástico en miniatura de diversos colores, que se caracterizaban por el largo y el brillo del pelo. Además, venían con accesorios y se vendían en grupo.

Game boy: fue un boom en los 90 por ser la primera consola de juegos a pilas, creada por la japonesa Nintendo. Fue todo un antecesor de lo que se venía.

 

 

COMENTARIOS