Qué y cómo comemos es clave para tener una buena fertilidad y nutrir con conciencia a nuestros futuros hijos. Te contamos los alimentos que son aliados en esta etapa de la vida.

 

Saber elegir nuestros alimentos de forma consciente no solo nos ayuda a nutrirnos saludablemente para sentirnos bien cada día, sino también a estar preparados para que al momento del embarazo esos beneficios se trasladen al bebé. Es lo que se denomina nutrición fértil. “Antes de una gestación ya estamos nutriendo y, por lo tanto, influyendo en la salud de nuestros futuros hijos”, dice Jorgelina Galera, especialista en fertilidad consciente, directora y creadora de @nidramater.

Mediante lo que comemos, tanto hombres como mujeres, podemos “dar salud al cuerpo que se quiere preparar para la gestación, mejorar la regulación hormonal, la calidad del endometrio, revertir el proceso de oxidación de las células (que ocurre con el paso del tiempo). Así podemos ayudar a la calidad del óvulo y en el hombre influir a la cantidad y calidad espermática”, explica.

Mantener una buena alimentación es recomendable durante toda la vida, pero especialmente durante la etapa de búsqueda y gestación, la especialista recuerda que “los alimentos saludables son aquellos que nos da la naturaleza en el estado más cercano al que lo provee (ejemplo aquellos de la zona y de la temporada) porque nos brindan los nutrientes que necesitamos en cada oportunidad” y agrega que “los aliados para promover una buena fertilidad, son”:

  • Frutos oleaginosos como colación y semillas agregadas a las comidas (en lo posible activadas con agua).
  • Frutas y verduras de color anaranjado/amarillo son antioxidantes y nos aportan betacaroteno.
  • Verduras amargas y coles favorecen la depuración del hígado que es un gran órgano para la fertilidad.
  • Frutas y verduras color rojizo-azulado fortalecen los vasos sanguíneos, entonces fortalecen el endometrio.
  • Harinas y azúcares integrales en lugar de refinadas.
  • Carnes y pescados, intentar consumir aquellos de granja, sin hormonas y antibióticos que se absorben en la grasa animal y pasan a nuestro organismo.

Especialmente en esta etapa Galera recomienda evitar:

  • Edulcorantes: elegí endulzar con azúcar mascabo o integral de caña, o miel
  • Todos los alimentos químicos: latas, envasados, procesados.
  • Grasas hidrogenadas, es preferible consumir manteca a margarina, por ejemplo.
  • Leche de vaca y sus derivados: es inflamatorio para el sistema digestivo
  • Bebidas cola y café en exceso por sus componentes químicos y por su capacidad de ponernos en alerta.

Para aprovechar en su totalidad los beneficios de cada nutriente, la directora de @nidramater comparte que “debemos cuidar cómo y en qué situaciones consumimos y digerimos los alimentos”, ya que la absorción de nutrientes varía de acuerdo al estado de ánimo, nivel de estrés y emociones que tenemos al preparar, consumir y digerir nuestras comidas. “Si estamos tensos, apurados o enojados (u otro tipo de emociones de alerta) el cuerpo no absorbe los nutrientes”, dice, y por lo tanto, tampoco serán aprovechados por el bebé.

Seguí a Por Jorgelina Galera en:
Instagram: @nidramater

COMENTARIOS