Organizado por Disco Argentina y con el apoyo de Voces Vitales, el programa Mujeres Transformadoras acompaña a las mujeres emprendedoras en su crecimiento y desarrollo profesional. En Buenos Aires, el tercer encuentro se centró en el pitch para vender cada proyecto.

 

El 9 de agosto, 30 Mujeres Transformadoras de Buenos Aires se dieron cita en Martínez para dar inicio a la tercera capacitación de este programa de acompañamiento y formación para emprendedoras, organizado por Disco Argentina y con el apoyo de Voces Vitales.

Mujeres Transformadoras es una iniciativa súper beneficiosa, que da muchísimas herramientas a mujeres y a sus emprendimientos, con nuevos aprendizajes y mucho networking”, opinó 

Sandra Felsenstein, Ingeniera Industrial con Postgrado en Marketing Estratégico, fundadora y CEO de la consultora DINKA. Ella fue la encargada de moderar la segunda y tercera reunión, y destacó la importancia de las experiencias compartidas, y amplió detalles sobre el pitch final, inspirado en el elevator pitch: 3 minutos para venderse. Sobre el grupo de Buenos Aires opinó: “Es muy sólido y son todas mujeres luchadoras, con mucha pasión, que buscan mejorar día a día y progresar”. Para terminar, agregó sobre su experiencia en Mujeres Transformadoras: “Siento que uno como docente puede hacer una diferencia de valor en los emprendimientos, una base importante de la economía, y además nutrirse mucho de las historias de las asistentes”.

¿Qué es Mujeres Transformadoras?

Un programa de capacitación totalmente gratuito, donde mujeres de Buenos Aires y Córdoba reciben 5 talleres dictados por especialistas en cada materia. El objetivo es brindarles herramientas para pensar, proyectar, planificar, enfocar y direccionar su iniciativa. En el evento final, un jurado seleccionará a dos emprendimientos por sede, que recibirán un diploma y $60.000.- para su proyecto. En esta tercera reunión se trabajó específicamente sobre el pitch final de exposición, para que cada participante cuente con las herramientas para organizar una presentación donde contar una historia, detectar un problema en el mercado y poder resolverlo, y contar además con flexibilidad para adaptarse y reinventarse siempre que el mercado así lo requiera.

Algunos testimonios

A Troche y Mochi es el emprendimiento de Romina Mochi, un estudio de diseño gráfico

especializado en imagen institucional y de marca. Sobre la última clase, Romina destaca “la facilidad de Sandra para transformar algo tan complicado como un pitch en algo accesible para nuestros emprendimientos. Se nota su gran conocimiento en pymes y emprendimientos, y su voluntad de colaborar, enseñando lo que sabe”.

Karina Braojos es la directora de Action Human Capital Consulting, una consultora especializada en la gestión de capital humano, que recluta y selecciona

personal, y realiza coaching y encuestas de clima laboral, entre otros servicios de recursos humanos. “Me siento afortunada y muy orgullosa de haber sido elegida para participar de este programa, a través del cual podemos aprender nuevas técnicas y la posibilidad de networking con mujeres increíbles”, relata, y agrega: “Sobre la capacitación de Elevator Pitch, considero que es una herramienta estratégica importante poder transmitir nuestro proyecto en el menor tiempo posible, y despertar el interés de nuestro interlocutor”.

Me llevo conocimientos y más dudas de las que tenía al comenzar la capacitación. Eso siempre pasa cuando uno aprende: surgen nuevas incógnitas y eso trae nuevos desafíos”, cuenta Sofía Lacentre de Letiti, una empresa de pastelería y catering boutique para eventos sociales y corporativos. Y destaca: “Es muy importante para mí capacitarme en la parte comercial, que es lo que siempre me costó, y nutrirme de experiencias de otras mujeres emprendedoras”.

Zapatos para novias y fiestas es la consigna de Cornejo Firfina, firma que diseña, produce y comercializa calzado femenino para esas ocasiones en que las mujeres quieren estar hermosas,

modernas y también confortables. “Zapatos que te acompañen toda la noche”, detalla María Josefina Arano, quien además nos cuenta su experiencia en Mujeres Transformadoras: “En la última capacitación me di cuenta de que mi proyecto tiene herramientas que no estaba usando a mi favor. Me ayudó a ordenar la información y tener un panorama más claro del camino que hicimos, y hacia dónde vamos. Aprender a contar tu proyecto es algo clave para fortalecerlo”, concluye.

Para el cierre, Ana Mospan obsequió a las asistentes algunos de sus antifaces para dormir, que se suman a cartucheras, mochilas, cuellos de viaje y otros productos de su firma, Ponele Onda.

El evento y las capacitaciones que tuvimos hasta el momento me parecieron súper productivas. En mi caso, estoy mayormente dedicada al trabajo de diseño y producción, por lo tanto todo lo relacionado a cómo organizar y mostrar mi marca me es de muchísima utilidad. Todo lo que me llevo de las capacitaciones, lo aplico inmediatamente”, cuenta, y concluye: “El hecho de compartir el evento con otras Mujeres Transformadoras que vienen empujando sus proyectos al igual que yo, me llena de energía. La buena onda que hay es increíble y se siente.

COMENTARIOS