¿Te gustan muchos los azúcares, pero te privás por miedo a engordar? En esta nota te contamos qué aconsejan los profesionales para consumirlos sin afectar nuestro peso.

 

Si sos de las que sin dudarlo eligen comer algo dulce antes que salado, hay algo que tenés que saber para disfrutar sin culpas de esta preferencia: los sabores dulces no se relacionan de manera directa con la obesidad ni con la diabetes. Así lo confirman investigaciones científicas, ¿cómo? “Cualquier ser humano puede percibir y disfrutar o gustar sabores dulces, pero esto no estará relacionado con generar problemas de salud, porque en realidad solo se generará alguna patología si el consumo, y no el gusto, es en exceso”, explica la Nutricionista y directora de Iccha Health Consulting, Maricarmen Osés.

Entonces, lo que nos hace mal a la salud no es que nos guste mucho comer cosas dulces, sino comerlas en grandes cantidades. “El consumo de azúcar no es perjudicial. Los azúcares son una fuente de energía importante y la única cuestión es que deben de ser consumidos con moderación. La OMS recomienda no más de 5 cucharaditas de azúcares simples que serían 25 gramos diarios. El problema con los dulces es que las personas no suelen calcular la cuenta total y el consumo generalmente rebasa las recomendaciones”, aclara Osés.

Calorías, el gran fantasma

Los azúcares se encuentran en muchos alimentos de nuestra dieta diaria y pensar en eso nos lleva a imaginar la cantidad de calorías que adquirimos. Sin embargo, al comparar, vemos que el azúcar tiene 4 kilocalorías por gramo al igual que el resto de los carbohidratos, y que las proteínas también tienen 4 kilocalorías por gramo, mientras que las grasas tienen 9. La clave está en no consumir de más. “Es necesario que la persona consuma más calorías de las que gasta para generar sobrepeso u obesidad. Los azúcares en exceso generan calorías extras que el cuerpo tendrá que convertir a grasa y aumentará la cantidad de tejido adiposo o grasa corporal. Por eso es importante tener un balance positivo de energía”, dice la nutricionista.

Endulzate con salud

Si te gusta lo dulce, la nutricionista Maricarmen Osés nos recomienda estos consejos para consumir con moderación, pero sin privaciones:

  • Lo ideal es obtener los azúcares de alimentos naturales llenos de vitaminas, minerales, antioxidantes, como lo son las frutas o los lácteos sin azúcares añadidos, pero es posible consumir algunos alimentos que contienen azúcares añadidos como yogur, mermeladas, galletas, bebidas, etc.
  • Lo más importante es la cantidad y la frecuencia. Por ejemplo, un postre pequeño o un antojito dulce diario como un chocolate es posible.
  • La mayoría de las calorías de la dieta y de los nutrientes deben provenir de los tres grupos de alimentos: verduras y frutas, leguminosas y alimentos de origen animal y de cereales. Y los azúcares que están añadidos en los alimentos o bebidas deben ser sólo considerados de vez en cuando y en cantidades moderadas.
  • Otra forma de consumir alimentos o bebidas dulces, pero sin preocuparnos por el incremento del consumo energético, es utilizar sustitutos de azúcar para endulzar o buscar los productos disponibles en el supermercado como galletas, golosinas, postres y bebidas que ya vienen endulzados con estos ingredientes.

“De esta forma se puede seguir disfrutando de los sabores dulce, pero sin la preocupación de sobrepasar el consumo recomendado de azúcares añadidos que pueden provocar efectos secundarios en la salud”, concluye la especialista.

* Fuente: Anna Wittekind, et.al., A Workshop on ‘Dietary Sweetness –Is It an Issue?’. International Journal of Obesity, 1º mayo 2018.

COMENTARIOS