Nuestra columnista, la sagaz y talentosa María Freytes, en un picadito de palabras para conocerla un poco más

 

El día que te cambió la vida (más allá de la maternidad)
Cuando empecé teatro con Carlos Gandolfo, quien se convirtió en un enorme maestro de vida. Me cambió mi manera de percibir el mundo, introduciéndome en los laberintos de la comunicación y el coaching.

Un recuerdo de la adolescencia
Mi viaje sola a la India. Un viaje que hice para despojarme de lo aprendido, alejándome de mi cultura y de mi entorno. Viajé entre templos, libros de filosofía, desconocidos, babuchas de seda y zapatos puntiagudos.

El amor
Eso que no tiene sexo, edad, ni barreras. Lo que fluye, lo que avanza, lo que sana. Lo que expande. Lo que hace girar al mundo.

Las amigas
Una tribu que elegís para sentarte alrededor de un fuego.

Un refugio
Mis momentos de soledad, mi casa, mi familia.

El tiempo libre
Con un rico café en la mano disfrutando del ocio: sola, con familia o con amigos. Soy una gran gozadora y promotora del ocio.

Un libro
El que ande necesitando: a veces economía, a veces humor, a veces reflexivos, a veces ensayos. Depende la búsqueda, será el libro que elija para que me haga compañía.

El mejor momento del día
Esos minutos antes de dormir donde ya acostados en la cama, filosofamos con mis hijos de la vida.

Un proyecto
Un libro que todavía no inventé. Un desborde de recetas, de vivencias e inspiraciones. Mi vida como una colección de experiencias, presentada de forma íntima, fresca y colorida.

COMENTARIOS