Son rápidos y fáciles de hacer, además tienen la promesa de que, si los comemos hoy, nos traerán dinero y prosperidad.

 

Como todos los 29, hoy es tradición comer ñoquis. ¿Ya pensaste en los tuyos? La cocinera Candelaria Córdoba le da una vuelta de rosca y nos invita a prepararlos rellenos con hongos y muzzarella.

Para los ñoquis:
Puré de papa 1 kg
Huevo 1 un.
Harina 250 g
Polvo para hornear 1 cdta.
Queso parmesano rallado a gusto (opcional)

Con todo eso formá una masa sin amasar mucho.

Para el relleno:
Hongos 350 g (champiñones o portobellos)
Cebolla 1 chica
Mozzarella 200 g
Vino blanco c/n

Salteás cebolla picada y hongos (los que te gusten), también picados bien chiquitos, con un poquito de vino. Cuando ya está frío, unirlo con muzzarella rallada.

Para el armado:
Hacés una bolita con la masa de ñoquis, la aplastás, rellenás y volvés a cerrar formando una bolita (trata de ser medido y no hacer bolas del tamaño de una pelota de tenis).
Cocinarlos en agua hirviendo con sal gruesa, cuando suben los sacás y llevás a una fuente con la salsa que más te guste, queso por encima y a gratinar al horno.

¿Tenés todo? Preparalos y ¡no cortes la tradición!

Seguí a Candelaria Córdoba en:
Instagram: @candelariacordoba

 

¿Mito o realidad?
Dicen que la costumbre de comer ñoquis todos los 29 de cada mes llegó a la Argentina de la mano de la inmigración italiana que comenzó en el siglo XIX. Pero la historia empieza mucho antes, cuando en el siglo VIII en la región de Veneto en el noreste de Italia, un joven, San Pantaleón, predicaba y curaba enfermos. Un 29 de julio, el futuro santo fue invitado a comer por una familia de pescadores que le sirvieron ñoquis. En agradecimiento por la comida, en medio de un año malo para la pesca, Pantaleón les auguró que en los próximos meses mejoraría la actividad. Cuando se fue, los dueños de casa levantaron el plato del peregrino y santo católico y se encontraron algunas monedas de oro. Es así como al día de hoy se sigue manteniendo la tradición de poner algún billete debajo del plato con la esperanza de que la riqueza se multiplique.

 

COMENTARIOS