Hay cortes que pasan desapercibidos en las góndolas, pero, sin embargo, por su sabor podrían conquistar hasta el paladar más exigente. Te contamos cuáles son y por qué no deberías dejar de probarlos.

 

Seguramente si te pido que nombres sin repetir y sin soplar cinco cortes de carne de vaca, no van a faltar en tu lista el asado, la colita de cuadril, el vacío, el bife o la bola de lomo. Pero, ¿sabías que hay otros tipos que son tan sabrosos como esos o más, pero que no tienen tanta fama como para estar en el top five?

“La falta de conocimiento y la costumbre hacen que la gente prefiera siempre los cortes tradicionales”, dice Franco Macchegiani, gerente de la planta de carnes de Buenos Aires de Supermercado Disco, y nos cuenta los motivos por los que el Bife Americano y la Manta Parrillera merecen estar entre los más elegidos:

• Son cortes de novillito que, por el marmolado de la carne (nivel de grasa intramuscular), garantizan terneza y sabor.
• No tienen huesos (se obtienen de la parte media del animal), por lo que son prácticos y rendidores.
• Tienen las mismas propiedades nutricionales que los otros cortes: son fuente de hierro y fósforo.
• Se encuentran siempre a precios convenientes y muy accesibles porque no tienen gran demanda.

Saber elegir

Tanto el Bife americano como la Manta parrillera son aptas para cocciones rápidas en todo tipo de comidas y en cualquier forma de cocción: parrilla, horno, plancha y cacerola.

Para una buena elección, hay que tener en cuenta siempre que la carne tenga el característico color rojo, lo que garantiza su frescura.

Animate a probar y a sumar más opciones en tus comidas con carne.

 

COMENTARIOS