Todos sabemos que el freezer es una gran ayuda a la hora de cocinar. Nos permite ahorrar tiempo y también estirar un poco nuestro presupuesto. Pero ¿estás aprovechando todas las ventajas que el freezer te ofrece?

 

No lo uses sólo para congelar milanesas que te salvan de un apuro. ¡Hay mucho más! Podés conservar alimentos fuera de temporada, aprovechar las sobras, freezar comidas completas para cuando no tengas ni un minuto de más. Por eso hoy te quiero mostrar 5 formas en las que el freezer se puede convertir en tu mayor aliado.

Tip # 1:
Cuando planifiques qué vas a cocinar, tené en cuenta siempre preparar algo de más para freezarlo. Si hacés salsa, duplicá las porciones. Si son empanadas, agregá relleno para una docena extra. De esa forma, siempre vas a tener a mano un plato que te saque de apuros.

Tip # 2:
Invertí en buenos recipientes aptos para freezer. Los baratos se manchan enseguida y toman olor de algunas preparaciones. Para que duren mucho tiempo en buenas condiciones, elegí recipientes de buena calidad, de plástico o de vidrio con tapa plástica. El uso que les vas a dar bien vale la inversión.

Tip # 3:
Tené en cuenta las técnicas correctas de freezado. Nunca guardes un bloque enorme de un mismo ingrediente. Es mejor freezar en porciones, según lo que tu familia consuma. Lo ideal es extender el ingrediente en una fuente, congelar y luego pasar a una bolsa o recipiente plástico. De esa forma es más fácil controlar la cantidad por descongelar. En el caso de las salsas, caldos y otros líquidos, podés usar frascos de vidrio, teniendo la precaución de dejar 3 cm. libres (o sea, sin llenarlos hasta el borde) para que el vidrio no se rompa.

Tip # 4:
Algunos ingredientes que no conviene freezar: papas, huevos duros, lechuga, mayonesa, yogurt, crema de leche. ¿Por qué? Porque al descongelarlos cambian su textura y ya no tienen la misma utilidad que cuando estaban frescos.

Tip # 5:
Freezá las sobras en el momento. No dejes que pasen los días para freezar lo que nadie quiso comer. Es mejor congelar enseguida, una vez que la preparación se enfrió y así vas a conservar mejor el sabor. Si no sabés qué hacer con lo que sobró, ante la duda, mejor freezalo y seguro vas a encontrar una buena receta.

Una recomendación superimportante: ¡etiquetá todo! Con el paso de las semanas todas las preparaciones se parecen y es fácil confundir qué es o cuándo lo guardaste. Podés usar etiquetas especiales para freezer, que no se despegan con la humedad o escribir directamente sobre las bolsas. Lo importante es consignar la fecha y el contenido, para llevar el control del stock que tenés freezado.

Para descongelar, podés ayudarte con el microondas, que agiliza muchísimo el proceso. Y, si no tenés microondas, es suficiente con prestar atención el día anterior y bajar a la heladera lo que vas a consumir al día siguiente. Si es algo que puede perder líquido (carne cruda, por ejemplo) y contaminar otros alimentos, siempre ponelo dentro de un plato hondo. Así evitás derrames dentro de la heladera.

Como recomendación final, tené siempre en cuenta que si descongelaste un ingrediente no podés volver a congelarlo. La única forma de volverlo al freezer es si primero lo cocinaste. Por ejemplo, si tenías freezada una suprema de pollo, la cocinaste en un salteado con verduras y te sobró parte de ese salteado, ahí sí podés freezarla, porque la descongelaste cruda y la estarías volviendo a guardar cocida. Lo mismo si habías congelado carne picada y después la usaste para un relleno de empanadas. En ese caso podrías freezar las empanadas que sobren, porque la carne pasó de cruda a cocida. Si tenés dudas, es mejor no freezarlo y aprovecharlo al día siguiente. La seguridad en los alimentos es fundamental para la salud de toda la familia.

Animate a hacer que el freezer juegue a tu favor, ayudándote a ahorrar tiempo y dinero. Con un poco de atención y práctica, es posible aprovecharlo para cocinar menos y disfrutar más.

20 viandas para grandes y chicos

Es el ebook de la autora de esta nota, Celes Desde Corazón Casa. Si necesitás recetas prácticas que te ayuden a resolver las comidas de todos los mediodías, no te pierdas el ebook 20 viandas para grandes y chicos, con recomendaciones sobre cómo freezar, envasar y transportar comidas para que tus chicos lleven al colegio y vos a la oficina. O para que coman en casa y puedas tenerlas hechas con anticipación. Las 20 comidas son un mes de almuerzos ¡todos resueltos! Más info sobre el ebook: CLICK AQUÍ

COMENTARIOS