Elegí la verdura que más te guste y nosotros te contamos los secretos para que te salga superaireado.

 

De textura ligera y bien aireada, así es el soufflé. Recién salido del horno su altura nos tienta a introducir el tenedor para disfrutar de la suavidad de sus sabores. ¿Creés que esto solo es posible en esas producciones de videos o fotos que nos muestran la perfección de una receta? En casa también podemos lograrlo y, para ello, la licenciada en Nutrición Laura Romano (MN 5992) nos dice algunos secretos para no fallar:

  • Las claras tienen que estar bien batidas a nieve, lo importante es que estén bien separadas de las yemas y que en el recipiente no quede ningún rastro de grasa.
  • Agregar una pisca de sal a las claras.
  • Agregar las claras batidas a la verdura, de a poco y con movimientos envolventes para que incorpore la mayor cantidad de aire, luego pasarlo enseguida al recipiente y llevarlo al horno.
  • La verdura (excepto si son hojas verdes) tiene que estar en forma de puré para que la textura sea más blanda y leve bien.
  • No abrir el horno durante la cocción para evitar que el soufflé se baje.

Ahora sí, elegí la verdura que más te guste y ¡a hacer el sofflé!

Ingredientes para 2 porciones:
Espinaca o acelga cocida y picada o de puré de calabaza, zanahorias, brócoli, zapallitos o papas 1 tz.
Queso crema light 2 cdas.Queso rallado 1 cda.
Huevo 2
Especias a gusto (sal, pimienta, verduras deshidratadas)

Preparación: precalentá el horno a 220 °C. Procesá la espinaca junto con los quesos y las especias. Separá las yemas de las claras. Agregá las yemas a la preparación anterior y reservá. Batí las claras con una pizca de sal a punto nieve (que es cuando das vuelta el recipiente y no se caen). Agregá la mezcla de espinaca a las claras, de a poco, incorporándola con movimientos envolventes. Verté en dos recipientes tamaño taza o compotera aptos para horno o en uno solo más grande y calculá que quede lleno hasta 3/4. Llevá al horno rápidamente por 20-25 minutos y ¡por nada del mundo lo abras!

Las verduras le aportan a esta comida vitaminas, minerales y fibras. Es bajo en grasas y solo tiene proteínas, “al no tener carbohidratos lo recomiendo consumir como guarnición”, sugiere Laura Romano.

Seguí a la Licenciada Laura Romano en:
Instagram: @integralnutricion
Web: http://www.integralnutricion.com/

 

 

COMENTARIOS