Son una buena forma de comer frutas y verduras con el sabor crujiente de los salados, pero con todos los beneficios de ser horneados y deshidratados. Ideales para esos momentos de antojo, un cumpleaños o para llevarlos como colación.

 

Por muchos años los snacks estaban en la columna opuesta a lo saludable, haciéndonos pensar dos veces antes de comerlos. Sin embargo, ahora es posible darnos ese gusto que tanto queremos sin sentir que estamos atentando contra nuestra salud. Eso sí, tendremos que hacer el ejercicio de cambiar la palabra fritos por horneados y dejarnos llevar por su sabor sin que nos ganen los prejuicios.

En pocos minutos podremos hacer en casa nuestros propios snacks deshidratados con manzanas, bananas, papas, batatas o zanahorias, entre otras opciones, que incluso son ideales para el cumple de los chicos. Martín Piña, director de la carrera Ingeniería en Alimentos de la Fundación UADE, nos cuenta cómo prepararlos:

1. Elegir las frutas o verduras que más nos gusten (algunas quedan con mejor textura que otros).
2. Lavarlas muy bien y cortarlas en rodajas muy finas (cuanto más finas, más crocantes quedarán).
3. Colocarlas en el horno a temperatura relativamente baja por tiempo prolongado, hasta lograr la textura y crocancia deseada.
4. Dejarlas enfriar y ¡a disfrutar de estos ricos snacks saludables!

El proceso de deshidratación o secado permite la eliminación parcial del agua de un alimento. Para lograr un mejor resultado, Piña aconseja, de ser posible, utilizar un horno eléctrico convectivo ya que “sus ventiladores mueven el aire en forma rápida y eso ayuda a deshidratarlos en forma pareja”.
Supernutritivos

Como simplemente se deshidratan, no tienen agregados de aditivos alimentarios (colorantes, conservantes, emulsionantes, etc.). Y si bien por su exposición a altas temperaturas, pierden algunos nutrientes, por ser hechos con frutas y verduras 100 por ciento naturales mantienen en gran medida sus principales beneficios en:

  • Fibras
  • Vitaminas
  • Minerales

Bien guardados

La conservación de este tipo de snacks resulta difícil ya que si están expuestos al aire, se humedecen con rapidez. Asimismo, lo recomendable es almacenarlos en forma hermética y sin estar en contacto con el aire, siempre a temperatura ambiente y con baja humedad relativa (20 ºC – 60% HR).

Con esta receta podremos disfrutar de unos snacks saludables, sin que sea una contradicción.

 

 

COMENTARIOS