Las vacaciones de invierno pueden ser un buen momento para sumar nuevos ingredientes a la alimentación de nuestros hijos, pero para tener éxito ¡hay que apostar a la imaginación! Animate a sorprenderlos con estas propuestas.

 

Lograr que los chicos coman variado y saludable es un gran desafío. Seguramente ya intentaste de una y cien formas que coman verduras y frutas, sin éxito. Pero, ¿pensaste que si se los presentás en el plato de una manera divertida podrías lograrlo? Romina Polnoroff, de @mamasanablog y autora del libro Las Mejores Recetas de MamaSana, nos ayuda con estas ideas supernutritivas con simpáticos personajes:

Vaquitas de San Antonio

Agarrá una galletita tipo rex o cualquiera redondita y arriba ponele una cucharada de queso untable. Cortá un tomate cherry y ponele las dos mitades arriba simulando las alas. Cortá a la mitad una aceituna negra sin carozo y ponela en la punta que te quedó vacía (simulando ser la cabeza). Para las antenitas, podés usar dos tiritas finitas de pepino. Los lunarcitos los hacés con aceto tipo reducción.

 

Tom y Jerry

Para el gato, primero tenés que armar el sándwich (si es con pan casero mejor). Podés hacerlo de jamón y queso o tomate con huevo o de la verdura que quieras. Después le sacás un medio circulo en la parte de arriba para formar las orejitas. Los ojos podés hacerlos con dos tiritas de pepino, la trompita con una rodaja de palmito finita, los bigotes y nariz con zanahoria (si es cruda mejor así no se rompe): para la nariz hacé un triángulo y lo ponés invertido y los bigotes son tiritas bien finitas, el dibujito de la boca lo podés hacer con salsa de soja.
El pastito lo hacés con uvas verdes peladas y cortadas a la mitad (sin semillas) y las flores, con zanahorias cortadas con cortante.
El cuerpo del ratón es un huevo duro. Cortá en rodajas finitas una zanahoria cruda y usalas como orejas clavándolas en el huevo, para la trompa cortá un cuadradito, y una tirita finita para la cola. Los ojos los hacés con dos semillas de chía, sésamo o alguna similar. Sentá el ratón sobre una hoja de lechuga bien lavada.

 

Payaso, un clásico

La cara la hacés con un huevo hecho en la sartén o frito, pero con muy poco aceite. El pelo lo armás con zanahoria rallada. Los ojos están hechos con la cáscara del pepino y la boca es un gajo de morrón colorado. El sombrero lo armás con rodajas muy finas de pepino con cáscara, tenés que armar una pirámide poniendo una rodaja arriba de la otra y en la punta de la pirámide poné un arándano o media aceituna negra sin carozo. El moño lo hacés con rodajitas de zanahoria, cortá un círculo chiquito y dos rodajas más grandes (a las rodajas más grandes cortales un poquito de un lado para que parezca el moño).

 

Pollito pío

Agarrá un mango y cortalo a la mitad sin llegar al carozo así te queda una mitad bien prolija. A esa mitad, cortala tipo en cuadrillé como una pasta frola (llegá bien hasta la cáscara) y dala vuelta como si fuese una media. Ahí te quedan todos los cuadraditos cortados de un lado y del otro lado la cáscara (ésta es la que va sobre el plato).
Para los ojos, cortá dos rodajas muy finitas de pepino y con dos circulitos de cáscara más chicos hacé las pupilas. Las alas son 2 triángulos de piña y el pico y los pelitos son de zanahoria. El pasto lo hacés con rodajas de kiwi o pepino, las flores son con zanahoria y el tallo y las hojitas, son de pepino.

Aprovechá estos días de vacaciones para armar estos platos junto con los chicos, además de comer sano y rico van a pasar un entretenido momento de juego.

 

Seguí a Romina Polnoroff en:
Instagram: @MamaSanaBlog
Facebook: MamaSana
Web: www.MamaSana.com.ar

COMENTARIOS