Su preparación es más sencilla de lo que parece y en poco tiempo podemos tener un superplato, bien sabroso.

 

¿Te gusta el arroz, pero ya no sabés de qué manera cocinarlo? Animate al risotto que con sus múltiples combinaciones hace que sea imposible aburrirnos de este cereal clásico de nuestra alimentación.

Para lucirnos con un buen risotto sin temor a que pueda fallar, son tres los secretos que debemos tener en cuenta según nos dice Lucas Muzzupappa, cofundador y encargado gastronómico de @tenedorlibre:

1. El arroz: es el principal ingrediente, lo que define nuestro risotto. La receta clásica lleva un arroz carnarolli o arboreo, pero nosotros utilizamos yamaní blanco (el que se usa para sushi), baja el costo mucho y es muy buen arroz. También podés utilizar un doble carolina que es aún más económico. Todas estas variedades de arroz tienen un punto en común, su alto contenido de almidón es lo que hará nuestro risotto supercremoso.
2. El tiempo de cocción: desde que agregás líquido al arroz, son 18 minutos clavados de cocción. Una vez que tu reloj llegue a los 18 minutos, apagás el fuego y terminás el risotto.
3. El líquido: el risotto necesita hidratarse, pero a su tiempo, y para esto es fundamental que el medio líquido que utilicemos se agregue a medida que el arroz vaya absorbiendo, no es una sopa así que agregamos de a cucharones hasta llegar a su tiempo de cocción.

Ahora que ya conocemos estos datos claves, a ponerlos en práctica con esta receta de @tenedorlibreok, que es para dos porciones, pero con solo aumentar los ingredientes estás lista para sorprender a todos los comensales que se sumen:

Ingredientes:
• Arroz yamaní 200 g
• Cebolla 1/2 un.
• Morrón colorado 1/2 un.
• Apio 1 ramita
• Manteca fría 2 cdas.
• Aceite de oliva 2 cdas.
• Caldo 1,25 l
• Queso parmesano 80 g
• Perejil picado un puñado

Preparación
1. Lavar y picar los vegetales bien chiquitos.
2. Los ponemos a cocinar, en una sartén o cacerola, con dos cucharadas de aceite de oliva. Tenemos que sudar los vegetales, no dorar, así que ponemos un poquito de sal y, apenas cambia de color, agregamos el arroz.
3. Revolvemos con cuchara de madera , cuando el arroz cambia de color (empieza a nacarar), comenzamos a incorporar el caldo (debe estar caliente para no perder la temperatura del arroz). Atención, en este momento ponemos una alarma que controle 18 minutos.
4. A medida que se va cocinando, vamos incorporando caldo hasta que cubra el arroz.
5. Revolvemos de vez en cuando para evitar que se pegue.
6. Al llegar a los 18 minutos apagamos el fuego, agregamos la manteca fría, el queso rallado y un puñado de perejil.
7. Mezclamos bien integrando los sabores y servimos.

El dato: a la base de vegetales le podés sumar zanahoria, ajo y hongos, o saborizar con un puré de calabaza. También podés, antes de agregar el arroz, levantar el fondo de cocción con un vaso de vino blanco.

Si seguimos todos los secretos y cada paso de la receta, Lucas nos asegura que nuestro risotto “será un éxito total”.

Seguí a Tenedor Libre en:
Instagram: @tenedorlibreok
Facebook: Tenedor Libre
Youtube: Tenedor Libre
Web: www.tenedorlibre.com.ar

COMENTARIOS