Con los tips que te damos en esta nota, la podés hacer de una manera deliciosa y supersimple.

 

¿Cuántas veces pensaste en hacer una rica tortilla y al momento desististe porque siempre se te pega o se te rompe? Para que esto ya no te pase y puedas sorprender a todos con la mejor receta, Catalina Sánchez, chef de @cocinarte.estudio, nos da las técnicas, o secretos, que no podemos dejar de seguir para que te lleves todos los aplausos:

Para que no se pegue: “es clave calentar bien la sartén, una vez caliente colocar un poco de aceite de oliva y esparcirlo bien, bajar el fuego y colocar la preparación. Es un muy buen tip usar difusor (como el viejo tostador) sobre la hornalla a fuego bajo y colocar encima la sartén para lograr una cocción más pareja y evitar que se queme la preparación”.

Para que no se desarme: “acá sigo siempre un consejo de mi abuela que me decía que siempre hay que poner más huevos que papas, así por dos papas medianas usaba 6 huevos”.

Para darla vuelta sin que termine en el piso: “no doy vuelta hasta que no se cocinó la base. Para saber si está cocinada voy a mover la sartén y, si la tortilla también se mueve, está lista para voltearse. Coloco un plato encima de la sartén y la doy vuelta. No hay que apurarse, solo esperar a que se cocine despacio”.

Hay tantas variedades de tortillas como gustos, así la de papas puede ser a la española, con chorizo colorado, con morrones, por ejemplo. El dato está en cortar las papas en láminas y cocinarlas al horno o fritas según la preferencia del consumidor. Para los más osados, pueden hacerla de hojas verdes, arvejas, quínoa y choclo o de zapallito verde. Catalina comparte algunas recetas para que podamos poner en práctica todas sus recomendaciones:

 

  • Tortilla de papas (tamaño chico)

Ingredientes:
Papas medianas 2 un.
Cebolla 1 un.
Huevos 5 o 6 un. (en lo posible de campo)
Sal y pimienta c/n
Perejil c/n
Romero c/n

Preparación: lavar y pelar las papas. Cortarlas en láminas de un grosor entre 2 y 3 cm. Disponerlas en una placa de horno con oliva, sal, pimienta y, si tenés, usá romero que perfuma y da un sabor muy rico; si no, tomillo. Hornear en horno medio a 160 / 170 grados durante 15 o 20 minutos. En un bowl colocar los huevos, batir sin llegar a generar mucho aire, integrarlos bien con un poco de sal, pimienta y perejil bien picado. Cortar la cebolla en pluma, bien finita y colocarla en el bowl. Sumar las papas y mezclar. Si al volcar la preparación no queda jugosa, agregar más huevos porque si el huevo no llega a los bordes y supera muy poquito el nivel de la tortilla, saldrá seca.
En una sartén caliente a fuego medio, colocar aceite de oliva y dispersarlo bien. Esperar unos segundos y volcar la preparación. Bajar el fuego, colocar un difusor si se desea, y cocinar a fuego pelusa (bien bajo) así se hace lento, con la sartén tapada. Esperar a que se cocine la base, cuando notes que está suelta haciendo pequeños movimientos circulares con la sartén, apoyar un plato y darla vuelta. Cocinar por unos minutitos más. ¡A disfrutar con una rica ensalada de cherries y rúcula!

¿Te gusta babé? Entonces seguí estos consejos de la chef: “se llega al punto babé cuando vemos que el centro de la tortilla no está coagulado, es decir la vemos jugosa. Ahí es cuando se da vuelta y la dejamos solo unos minutos para que se genere esa película abajo, lo que me permitirá retirarla sin problema”.

  • Tortilla de quínoa

Ingredientes:
Quínoa 200 h
Espinaca 8 hojitas
Choclo 1 un.
Puerro 1 un.
Huevos 4 a 6 un.
Sal c/n
Pimienta c/n
Mostaza de dijon c/n
Mozzarella (opcional) c/n
Perejil c/n

Preparación: lavar muy bien la quínoa en un colador bajo el agua para retirarle la saponina, repetir el proceso unas once veces. Cocinar la quínoa en una olla con agua a fuego medio a bajo (el nivel del agua debe superar un dedo o menos el nivel de la quínoa). Es importante ir controlando con una cuchara de madera el fondo de la olla, mientras haya agua no agregó más, para evitar colar, ya que ahí están todos los nutrientes. En 25 minutos a 30 la quínoa ya debe estar a punto. Retirar del fuego y colar.
Por otro lado, colocar en un bowl los huevos, sal, pimienta, queso rallado, espinacas cortadas en chiffonade (bien finita en tiritas). Desgranar el choclo y cortar el puerro (parte blanca) bien finito. Todos estos vegetales van crudos en el bowl. Agregar la quínoa, la cucharadita de mostaza de dijon y chequear que no falten huevos.
En la sartén caliente a fuego medio, colocar el aceite de oliva y dispersar bien. Esperar unos segundos y volcar la preparación. Bajar el fuego, colocar un difusor si se desea, y cocinar a fuego pelusa (bien bajo) así se hace lento, con la sartén tapada. Esperar a que se cocine la base, cuando haciendo pequeños movimientos circulares con la sartén veamos que está suelta, apoyar un plato y darla vuelta. Cocinar por unos minutitos más. ¡A disfrutar con una rica ensalada de zucchini a y pepinos!

Cualquiera sea la receta que elijas, es importante usar una buena sartén, sin rayaduras y que esté bien caliente. Animate, contá hasta tres y ¡da vuelta la tortilla sin miedos!

 

Seguí a Catalina Sánchez en:
Instagram: @cocinarte.estudio

COMENTARIOS