Las neurociencias han descubierto que la práctica de mindfulness favorece la disminución de la ansiedad y el estrés e incrementa la concentración. Los padres pueden mejorar la comunicación en el hogar, reducir la conflictividad y contribuir al bienestar. Lo mismo sucede en las aulas o los consultorios. Autora: Marina Lisenberg. Editorial: Grijalbo. Share on: WhatsAppLeer Nota