Se remontan a las fiestas anglosajonas precristianas como símbolo de la fertilidad. Asociado a la diosa Easter (palabra que se utiliza actualmente en inglés para denominar a la Pascua), se convirtieron en una delicia lúdica y tradicional de estas fiestas. ¿Y si hacés una búsqueda de conejos y huevos para entretener a los más chicos de la casa?

 

Si bien esta celebración es una oportunidad para la reflexión, no por eso tenemos que privar a los niños de disfrutar de un juego en el que puede participar toda la familia: la búsqueda de los huevos y de los conejos de Pascua:

1. Pintá los conejos de colores según las edades
Será más divertido para todas las personas si los niños buscan huevos y conejos diferentes, por ejemplo, podrías decirles a los más grandes que solo deben buscar los huevos rojos que son más difíciles de encontrar y decirles a los niños más chicos que deben buscar los huevos amarillos que están en lugares más accesibles.

2. Escribí el nombre de cada uno de los niños
Para que los identifiquen, y así evitar discusiones, asegurate de que cada niño tenga una cantidad igual de conejos y de que sepas el lugar en el que se esconden de modo que puedas ayudarlos.

3. Seleccioná los lugares donde vas a esconder los huevos y los chocolates
Elegí habitaciones seguras y abiertas, evitá aquellos lugares donde se guarden productos de limpieza. Si tenés un patio o un jardín, son una buena opción.

4. Cuestión de equipo
Alentá a los chicos más grandes a ayudar a los más pequeños para que encuentren sus conejos.

5. Un gran premio
Podés esconder un conejo más grande y pensar en un premio especial para quien lo encuentre. Contemplá que sea algo para disfrutar con toda la familia y así inculcarle al pequeño ganador el valor de compartir.

COMENTARIOS