No todos los productos necesitan la misma temperatura: una organizadora nos cuenta cómo ubicarlos para que estén bien refrigerados y a la vista para no dejarlos vencer.

 

Guardar correctamente los alimentos en la heladera nos puede ayudar a ahorrar dinero y evitar desperdiciar comida en mal estado. Melanie Melhem, dueña de tienda OMM y organizadora profesional, nos enseña cómo hacerlo.

Estante por estante

  • En el estante o compartimento más alto deberíamos guardar aquellos productos que debamos mantener más fríos, suele haber un espacio con tapa o puertita que se mantiene más frío que el resto de la heladera. Aquí se suelen guardar lácteos.
  • En el nivel que le sigue se guardan las comidas ya preparadas o alimentos listos para consumir.
  • En los estantes del centro van las carnes (rojas, pollo, pescado): siempre deben estar en un contenedor especial para que no goteen al descongelarse, los líquidos y sangre de las carnes pueden contaminar el resto de los alimentos.
  • En los estantes inferiores, que suelen ser cajones, guardamos los vegetales en general, frutas y hierbas. Los vegetales de hoja es recomendable guardarlos en tuppers o bolsas plásticas.
  • En la puerta se guardan los huevos, manteca y condimentos, también las botellas que deben ir paradas. Dicen que las gaseosas una vez abiertas tienen que estar paradas para no perder el gas.

Menos es más

La organizadora recomienda no llenar del todo la heladera porque “esto impide que el aire frío circule correctamente”. Y un tip fundamental para que nada se nos eche a perder es recordar que: “Los alimentos más cerca a vencer los tenemos que colocar al frente. Y los más frescos atrás. Así nos aseguramos de consumir primero los que van a vencer antes”.

Todo en su lugar

Una buena forma de mantener ordenada la heladera y poder encontrar y guardar las cosas más fácilmente, es seguir estos consejos:

  • Dividir los condimentos en dulces y salados.
  • Separar las comidas ya preparadas de los alimentos crudos.
  • Unificar los tuppers por color o por forma hace que la heladera se vea más ordenada. Hay quienes los usan con tapas verdes para vegetales, rojas para carnes y azules para otras cosas. En el caso de que sean todos iguales podemos rotularlos y usarlos siempre para el mismo tipo de comida. Hay marcadores que escriben sobre vidrio y se borran con agua, son prácticos para anotar fechas de elaboración o vencimiento.
  • No deberíamos guardar alimentos sin envase o descubiertos. Podemos recurrir a tuppers, bolsitas herméticas, papel film o aluminio. Esto nos ayuda a mantener los alimentos más frescos por más tiempo y también evita contaminar la heladera con olores.

Un secreto para quitar los malos olores de la heladera, nos cuenta Melanie, “es poner un platito con carbón y va a absorber los olores. También la limpieza con bicarbonato de sodio nos ayuda a limpiarla naturalmente. Siempre es bueno pasarle un trapo o lavar las cosas que vamos a guardar que suelen venir sucias o con polvo”.

Ahora que ya tenemos la heladera bien ordenada, no tenemos que olvidarnos de optimizar el uso de la energía abriendo la puerta lo menos posible: “30 Segundos pueden cambiar entre 5 y 10 grados la temperatura interior. Y tarda 15 minutos para volver a su temperatura regular”, nos dice Melanie Melhem si queremos mantener el frío adecuado para cuidar mejor nuestros alimentos.

Seguí a Melanie Melhem en:
Instagram: organizarteomm
Web: https://www.tiendaomm.com/

COMENTARIOS