Todos pasan por ahí y van dejando cosas, más los platos sucios y los papeles que siempre dan vueltas, y en un rato tenemos un lugar que parece un campo de batalla y no el corazón de la casa. Para que no te pase, te cuento cómo podés ordenar tu cocina de una vez y mantenerla siempre impecable (¡o al menos lo mejor posible!)

#Por Celes, autora del blog Corazón Casa

 

Primero vas a empezar por sacar todo lo que no corresponde a ese ambiente. Lo mejor es separar en pilas dividiendo lo que va a las habitaciones, al patio, si son cosas prestadas que tenés que devolver, etc. Llevá cada pila al lugar donde va, así vas despejando el espacio. En esto puede trabajar toda la familia, si todos colaboran se resuelve mucho más rápido.

¿Cómo está tu alacena?

Si hace mucho que no revisás lo que tenés guardado, es momento de descartar y hacer limpieza. Revisá la fecha de vencimiento de todos los productos. Ante la duda, mejor desechar algo y no arriesgarte a un problema de salud para tu familia. Si tenés muchos paquetes abiertos, lo ideal es pasar el contenido a frascos plásticos o de vidrio. De esa forma evitás que se derramen los productos de bolsas o cajas que no cierran. Etiquetar los recipientes ayuda a identificar siempre el contenido, y a saber de un vistazo qué hace falta comprar cuando ves un frasco casi vacío. Podés anotar la fecha de vencimiento en la base del frasco, para no perderla cuando desechás el empaque original. Por último, hacé una lista de todo lo que tengas que reponer, así ya la tenés a mano la próxima vez que vayas al supermercado.

Condimentos

Aprovechá también para revisar los condimentos y especias que tengas. En general tienen una fecha de vencimiento muy lejana, pero van perdiendo sabor con el paso del tiempo. Recordá siempre guardarlos en frascos que cierren bien o mantenerlos en el envase original si tiene cierre tipo zipper.

Limpieza de cajones y alacenas

Por último, es el turno de todos los utensilios, vajilla, ollas y otras cosas que guardamos en la cocina. Si tenés muchos elementos repetidos, es momento de separar lo que sobra y ver quién lo va a aprovechar. Hay instituciones que lo reciben como donación, o quizás podés ayudar a equipar el primer hogar de alguien que conozcas. Mirá también si hay electromésticos que ya no uses o que estén rotos. Si tienen arreglo, fijate quién puede hacerlo o buscá algún tutorial e intentalo vos. Pero sé realista y guardá sólo lo que sabés que vas a arreglar. Muchas veces guardamos cosas rotas que nunca volvemos a hacer funcionar, y solo quedan ocupando lugar.

Para terminar, hacé una limpieza a fondo del piso, puertas de muebles, cocina y heladera. Al no haber cosas de más, es más fácil de limpiar y mantener. Vas a notar el ambiente mucho más despejado, con espacio para circular y listo para recibir invitados y contar nuevas historias. ¡Ahora sí la cocina es el alma de tu casa!

¡Emprendé ya! El sábado 7 de julio a las 10.30 doy un taller online para mamás emprendedoras. Vamos a charlar sobre productividad y manejo del tiempo, rutinas, organización familiar, todo orientado a mamás que emprenden y necesitan combinar su trabajo con la vida en familia. Más info en www.corazoncasa.com.ar/SOS ¡Las espero!
Seguime en Instagram, @corazoncasa

COMENTARIOS