Este té molido es tradicional en la cultura china, pero cada vez más lo estamos viendo como opción entre nuestras infusiones y también como ingrediente en pastelería o coctelería. ¡Animate a probarlo!

 

En la actualidad hay tantas variedades de tés como gustos de consumidor, todas con las mismas propiedades milenarias descubiertas por el emperador chino Shen Nung que confirmó su poder de despejar la mente y combatir el cansancio. Pero entre los verdes hay una opción en polvo que se destaca especialmente: el té Matcha. Si bien desde fines del siglo XIII los japoneses que inmigraron a China lo difundieron como una infusión ideal para sus momentos de meditación y lo incorporaron a su ceremonia del té Chanoyu, es en estos últimos años que lo empezamos a ver en nuestro país como una alternativa para acompañar un desayuno o merienda. “A diferencia del resto de los tés que se presentan en hebras (hojas sueltas), el Matcha tiene la particularidad de que sus hojas están molidas en forma de un polvo muy fino. Por ello además de ser un poderoso antioxidante, es mucho más efectivo que los otros porque para beberlo es necesario mezclarlo con agua y de esta manera ingerimos la totalidad de sus componentes. Mientras que cuando bebemos un té en hebras solo incorporamos a nuestro organismo los compuestos solubles que pasan a la infusión”, explica Victoria Bisogno, fundadora y presidente de El Club del Té.

Beneficios del té verde Matcha:

  • Ayuda a reducir el estrés y fortalecer el sistema inmunitario
  • Estimula la mente y relaja el cuerpo
  • Ayuda a prevenir el cáncer, infecciones y caries
  • Ayuda a mantener sanas las arterias
  • Ayuda a controlar la hipertensión
  • Ayuda a bajar los niveles de azúcar en sangre
  • Ayuda a controlar la diabetes y a prevenir la fibrosis hepática
  • Ayuda a prevenir los signos de Alzheimer
  • Ayuda a eliminar los radicales libres gracias a su gran contenido de antioxidantes
  • Ayuda a mejorar el aspecto de la piel y de las uñas
  • Ayuda a quemar las grasas y bajar de peso
  • Sacia el hambre y apaga la sed de forma totalmente natural

¿Cómo prepararlo?

Su presentación en polvo lo hace muy fácil de preparar. Simplemente hay que mezclar enérgicamente unas cucharadas con agua caliente, hasta adquirir una consistencia homogénea y formar una capa de espuma en su superficie. También se lo puede agregar en la batidora para licuados saludables o combinarlo con jugos de frutas.

Ahora, si querés sentirte como en Japón, podés seguir su tradicional ceremonia de preparación que consiste en colocar el té Matcha en un bol grande, llamado chawan, agregar agua caliente y mezclar con un batidor de bamboo, llamado chas en, hasta unir todo y lograr la espuma deseada.

Mucho más que té

Si vamos a Japón seguramente nos vamos a encontrar con una gran cantidad de productos que tienen el Matcha como protagonista: fideos, chocolate, pastelitos, tortas, postres, helados y hasta máquinas expendedoras en la calle para tomar al paso alguna bebida fría o caliente con este té verde. De a poco también en occidente nos vamos encontrando con smothies, tortas, flanes, helados o galletitas con este ingrediente. Para ir tomándole el gusto, Victoria Bisogno nos propone tres recetas:

  • Cookies de Matcha

Ingredientes:
Manteca 100 g
Azúcar 70 g
Esencia de vainilla 1 cdta.
Crema de leche 1 cda.
Harina 215 g
Matcha 5 g
Leche 1 chorrito

Preparación: mezclar los ingredientes y amasar. Tapar con un film y llevar a la heladera 30 minutos. Precalentar el horno. Estirar la masa y cortar en distintas formas. Cocinar a horno fuerte por 10 minutos.

  • Refresco de Matcha con mandarinas

Ingredientes:
Mandarinas 2 un.
Matcha 3 cdtas.
Agua c/n
Azúcar, edulcorante o miel a gusto

Preparación: reservar el jugo de dos mandarinas. Preparar el té verde revolviendo en agua fría hasta que se integre y se forme espuma en su superficie. Incorporarle el jugo de mandarinas. Endulzar con azúcar, edulcorante o miel si se desea. Se puede beber natural o agregarle hielo.

  • Matcha tonic

Ingredientes:
Matcha 1 cdta.
Gin 4 onzas
Agua tónica 180 ml

Preparación: colocar hielo en una copa balón y dejarla unos minutos para que se enfríe.
Batir el Matcha con el gin usando un batidor de bamboo hasta que esté bien integrado.
Quitar el agua de la copa con hielo (en caso de que se haya derretido). Agregar el gin con el Matcha y completar con el agua tónica.

Cuando estés cansada o simplemente quieras dedicarte ese momento en el día para vos, tomate cinco minutos y preparate un Matcha.

Seguí a El Club del Té en:
Web: www.elclubdelte.com
Instagram: @ElClubDelTe
Facebook: @ElClubDelTe
Twitter: @ElClubDelTe

COMENTARIOS