Por fin llegó el momento tan esperado: ¡vacaciones! Sin embargo, esos días añorados durante todo el año, pueden convertirse en un caos que te deje sin aliento. Si vas a vacacionar en la playa, lee estos consejos para disfrutar a full y no dejar que la desorganización te juegue una mala pasada.

* Por Meme Castro

 

Si bien la playa es un ámbito de por sí distendido, puede por momentos también volverse un lugar en el cual no debemos descuidar a nuestros hijos ni un minuto.

Algunas claves para tener en cuenta:

– Elegir playas calmas y, en lo posible, rasas si tus hijos son menores de 5 años.
– No perder de vista a los chicos. Muchas playas son multitudinarias y es cuestión de segundos hasta que se pierdan entre la gente.
– No olvidar el protector solar, es fundamental para que los chicos (y los grandes) disfruten sin molestias. La clave es aplicarlo ANTES de salir y no ya en destino, donde la arena y el viento dificultan la tarea. Además se debe aplicar 20 minutos previos a la exposición solar para que haga efecto. Cubrir todo el cuerpo y no olvidar áreas especialmente sensibles como nuca, orejas, empeines y frente de las manos. Reforzar cada dos horas.
– Almorzar en la playa si tu familia es numerosa puede costarte un dineral. Es por eso que siempre es bueno llevar viandas fáciles de comer con la mano (sándwiches de jamón y queso o de milanesa son siempre una buena opción), frutas frescas y un gran termo de agua o jugo. El tereré para el día o el mate cuando cae la tarde son fieles compañeros.

Sí, son muchas cosas para tener en cuenta y también para cargar. Pero creeme que harán que tu experiencia de playa sea más grata y llevadera.

¡No te olvides!
Sombrero, anteojos, lona, lectura, entretenimiento para grandes y chicos (tejo, paletas, juguetes para la arena, guitarra), sombrilla y reposeras.

 

* Creadora del Blog muyviajera.com

Seguila en: Facebook.com/muyviajera

Instagram: @muyviajera

Twitter: @muyviajera

Snapchat: muyviajera

COMENTARIOS